Bicicleta y desarrollo psicomotor

Cinco ventajas de las bicicletas sin pedales frente a las que tienen ruedines:

Las tradicionales bicicletas con ruedines han dejado paso, en los últimos años, a las bicicletas sin pedales, también llamadas de equilibrio. Gracias a ellas, el salto a las bicicletas de dos ruedas y con pedales resulta mucho más fácil para los pequeños, pero sus ventajas no acaban ahí. Aprovechando el Día Mundial de la bicicleta, te mostramos sus cinco ventajas principales.

PUBLICIDAD
Cada vez son más los padres que optan por las bicicletas sin pedales, también llamadas de equilibrio, para sus hijos. El primer prototipo se inventó en 1817 por el alemán Karl Von Drais. En 1997, fue otro alemán, Rolf Mertens, quien diseñó el nuevo modelo tal y como la conocemos actualmente. Desde entonces, este tipo de bicicletas han sufrido un boom que se ha ido extendiendo desde Alemania hacia el resto de países.
Este enorme auge no es casualidad. Están diseñadas para todo tipo de superficies y son más ligeras y transportables que las bicicletas tradicionales con ruedines. Sus ventajas no acaban ahí. La División de Kinesiología y Ciencia del Deporte de la Universidad de Dakota del Sur publicó un estudio en 2014 en el que concluye que los niños que usan este tipo de bicicletas mejoran su equilibrio y coordinación.
Sus principales ventajas son las siguientes:
Ayudan a conseguir equilibrio de forma natural y progresiva
Para que un niño aprenda a montar en bici los dos factores fundamentales son el equilibrio y el pedaleo. En el caso de las bicicletas sin pedales, el pequeño solo debe centrarse en mantener el equilibro por lo que lo irá desarrollando de forma natural y progresiva al balancearse sin riesgo de caer ya que puede apoyar los pies en caso de desequilibrarse.
Mejoran la coordinación
Para mantenerse encima de la bicicleta, el pequeño debe usar tanto sus piernas como sus brazos. En su manejo para no caerse, frenar, girar, etc. deberá coordinar su cuerpo, por lo que éste también mejorará de forma progresiva.
Desarrollo muscular
Este tipo de bicicletas hacen que el niño utilice los músculos de brazos y piernas para conducirlas. Deben usar las piernas para moverse, controlar la velocidad y frenar; y los brazos para girar.
Desarrollo psicomotor
Fomentan su habilidad psicomotora. La suma de las tres primeras ventajas hará qué el pequeño aprenderá a controlar su cuerpo desarrollando así su psicomotricidad.
Más seguras
Su altura es reducida, por lo que si el niño cae la suelo lo hará desde muy poca altura. Además, es el propio niño quien controla la velocidad y nunca podrá ir más rápido de lo que sus piernas empujan.
Este tipo de bicicletas pueden empezar a utilizarse desde los 18 meses, apróximadamente. Dependerá de su altura y de su habilidad. Si el pequeño, anteriormente, ya ha utilizado un correpasillos tipo moto, le será mucho más fácil acostumbrarse a la bici sin pedales ya que la postura y el manejo con los pies es el mismo.
Una vez que el pequeño aprenda a manejarse, a mantener el equilibrio y a frenar, estará preparado para dar el salto a las bicis de dos ruedas. El cambio no será tan grande ya que habrá aprendido a equilibrarse y su aprendizaje será mucho más rápido y fácil.
Sin duda son todo un acierto para los más pequeños. Ya sea en parques, para descubrir nuevos lugares en tu ciudad o simplemente para pasar tiempo en familia, salir a pasear con este tipos de bicis es uno de los mejores con la llegada del buen tiempo.

Fuente: cuatro.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s